Detección precoz del cáncer de mama: los programas de screening

El cáncer de mama es uno de los más frecuentes en España. Pero ¿sabes que la tasa de mortalidad por esta enfermedad se ha ido estabilizando y ha aumentado la tasa de supervivencia en los últimos 20 años? Esto se debe, entre otros, pero, como factor fundamental a la detección precoz del cáncer de mama. También contribuye la mejora de los tratamientos. Y, en conjunto, se ha logrado avanzar para combatirlo.

La tasa de mortalidad en nuestro país es de las más bajas que existen. Según el Observatorio del Cáncer, apenas 28 habitantes fallecen por cada 100.000. Aunque otros factores como la edad, el estado general de salud y la etapa de desarrollo del cáncer también influyen, debes saber que los programas de screening son fundamentales.

Aquí te explicamos por qué, en qué consisten y cómo te ayuda una mamografía a conocer si tienes algún tipo de lesión mamaria. Si consigues tratarla con tiempo, los resultados pueden ser muy satisfactorios.

¿Qué es un programa de screening o cribado?

En un contexto de detección precoz del cáncer de mama, nos referimos a que se diagnostica en su fase inicial. Es decir, cuando todavía no has tenido síntomas de que lo padeces y cuando las opciones de curación son casi del 100 %. Por esto mismo, detectarlo cuanto antes es crucial.

Para ello, existen los programas de screening. Estos tienen el claro objetivo de identificarlo mediante un cribado poblacional dirigido a personas sanas, con pruebas mamográficas de forma periódica. Sin embargo, el resultado no es definitivo. Si das positivo, después has de someterte a una biopsia para la confirmación.

En España se llevan realizando campañas así desde 1990. Los datos han demostrado que las mamografías son eficaces para disminuir la mortalidad en las mujeres. Se trata de una técnica fiable, segura y fácil de practicar, ya que es una radiografía en doble proyección de tu mama.

Este método permite detectar lesiones mamarias hasta con dos años de antelación, es decir, antes de que notes su presencia. En consecuencia, el tratamiento que recibes es menos agresivo, por lo que los beneficios de una mamografía cada cierto tiempo superan a sus escasos inconvenientes (la radiación).

Por otro lado, también hay protocolos de actuación concretos que se activan para determinados colectivos. Hablamos de mujeres que cumplen unos criterios de alto riesgo (personal o hereditario) de padecer cáncer de mama y que deben tener un seguimiento más estricto.

¿Cuándo debes hacerte una mamografía?

La población objetivo del cribado son las mujeres entre 50 y 69 años, puesto que la incidencia del cáncer aumenta notablemente. Por lo tanto, te recomendamos participar en el programa para realizarte una mamografía si tu edad está incluida en dicho grupo. No obstante, en España hay campañas de screening que comienzan a partir de los 45 años. En algunas comunidades autónomas, incluso, pueden participar mujeres de 70.

También la periodicidad bianual (una prueba cada dos años) ha demostrado sus beneficios para la detección precoz. Otros métodos de diagnóstico, sin embargo, no han arrojado evidencias de su alta fiabilidad. Este es el caso de la autoexploración mamaria, que tú misma puedes llevar a cabo, o la exploración física de tu médico.

Beneficios de la mamografía:

  • Permite detectar tumores que no han crecido demasiado y que no se pueden palpar. Esto ayuda a combatirlos mejor para acabar con ellos.
  • Identifica las microcalcificaciones: pequeños depósitos de calcio que, en ocasiones, pueden ser un indicio de cáncer.
  • No es una prueba dolorosa, ya que solamente recibes una dosis mínima de radiación. Sin embargo, es posible que te moleste un poco al presionar durante unos segundos la mama.
  • Los falsos positivos o falsos negativos son escasos. En muchas veces, estos resultados están ocasionados por el tipo de densidad mamaria de la paciente. Por ejemplo, si tiene unas mamas heterogéneamente densas o extremadamente densas, baja la sensibilidad de la mamografía.

Lesiones mamarias que se pueden detectar:

Una vez obtenidas las imágenes obtenidas después de la prueba, pueden contemplarse e identificarse lesiones mamarias. Estas se clasifican en tres grupos:

  1. Nódulos. Son lesiones sólidas de hasta 30 milímetros que, cuando pasan este umbral, se conocen como masas. Si los nódulos son circunscritos y tienen un borde definido, tienen más posibilidades de ser benignos, algo que se reduce si sus márgenes son irregulares o espiculados.
  2. Microcalcificaciones. Estas diminutas manchas de calcio se encuentran con frecuencia. Dependiendo de su morfología y ubicación, estas pueden ser sospechosas o no.
  3. Distorsión de la arquitectura. Se refiere a zonas que sufren algún tipo de alteración del tejido mamario, pero sin que sea un nódulo.

Ahora ya sabes más sobre la relevancia de la detección precoz del cáncer de mama y las ventajas que te aporta la mamografía en los programas de cribado. Si sufres esta enfermedad, en Phytogen Medical Foods tenemos un producto natural y totalmente seguro que te ayuda a aliviar los dolores provocados por el tratamiento al que te estás sometiendo. Con Olimina3 dispones de un complemento alimenticio cuya eficacia está corroborada por estudios clínicos.

 

Visita nuestra tienda online

Comparte este artículo: