¿Influye la dieta en el dolor articular?

¿Cuál es el efecto de la dieta en el dolor articular? Las enfermedades, lesiones, la genética, el estilo de vida y la edad son factores que, sin duda, determinan la aparición de este problema. Sin embargo, hay un aspecto clave que se pasa por alto: la dieta o alimentación. En este artículo te contamos cómo se relacionan y cómo puedes usar esta información para tu beneficio. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo repercute la alimentación en nuestras articulaciones?

Sí, la dieta influye en el dolor articular. En primer lugar, está claro que la alimentación y el estilo de vida son determinantes en el desarrollo del sobrepeso y la obesidad. En este sentido, cabe destacar que el exceso de peso a menudo supone inconveniente extra en la salud de las articulaciones. En especial las de las rodillas y las caderas que son las que soportan más presión. Esto, sin duda, aumenta el riesgo de desarrollar dolor articular, así como agravar las patologías preexistentes.

Aparte de ayudarnos a tener un peso saludable, una alimentación adecuada proporciona los nutrientes necesarios para mejorar tu dolencia. Y es que, algunos alimentos cuentan con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Consumirlos con regularidad consigue reducir la inflamación y el dolor en las articulaciones.

Pero esto no es todo, ya que puede darse el efecto contrario. Existen ciertos alimentos con la capacidad de desencadenar o empeorar la inflamación en el cuerpo, lo que puede aumentar el dolor articular. Conocerlos te ayudará a evitarlos y reducir sus consecuencias.

¿Cuáles son los mejores alimentos antiinflamatorios?

En España tenemos la gran suerte de contar con la dieta mediterránea. Esta forma de alimentación reúne todo lo necesario para contribuir a mejorar la salud en nuestras articulaciones. La gran presencia de grasas saludables, como el aceite de oliva, y los vegetales son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y las articulaciones. Pero veamos más en detalle cuáles son esos alimentos que no pueden faltar en tu día a día.

  • Ácidos grasos omega-3: Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 cuentan con propiedades antiinflamatorias. Algunos de ellos son el pescado graso (salmón, trucha, sardinas), el AOVE, los frutos secos y las semillas de chía, entre otros. Al consumirlos, estás contribuyendo a reducir la inflamación en las articulaciones.
  • Frutas y verduras: No cabe duda de que son una importante fuente de antioxidantes y fitonutrientes. Con ellas estarás luchando contra el desgaste prematuro de las articulaciones. Te recomendamos incluir una variedad de frutas y verduras de colores brillantes en la dieta, como cítricos, espinacas, brócoli y pimientos.
  • Especias y hierbas aromáticas: Algunas especias y hierbas, como la cúrcuma, el jengibre y el ajo, son conocidas por sus propiedades antiinflamatorias y pueden proporcionar alivio para el dolor articular.

Tal es el poder de estos ingredientes que existen complementos alimenticios que se basan en ellos para tratar de aliviar el dolor de las articulaciones. Además de llevar una dieta variada y equilibrada, poniendo el foco en los alimentos antiinflamatorios y antioxidantes, resulta interesante complementarla con este tipo de productos. Así, podrás tener una ayuda extra para combatir el dolor.

¿Qué alimentos debemos evitar o reducir?

Como hemos mencionado anteriormente, además de los alimentos que favorecen la salud de las articulaciones, hay algunos que pueden tener el efecto contrario y resultar perjudiciales. ¡Descúbrelas!

  • Grasas saturadas y grasas trans: Son especialistas en aumentar la inflamación en el cuerpo. Las grasas saturadas las puedes encontrar en la carne roja, la mantequilla y los productos lácteos enteros. Las trans, por su parte, están presentes en alimentos procesados y fritos. Reducir el consumo de estas grasas es el primer paso que debes llevar a cabo si deseas mejorar tu salud articular.
  • Azúcares y carbohidratos refinados: Los alimentos ricos en azúcares añadidos y carbohidratos refinados contribuyen a aumentar la producción de compuestos inflamatorios en el cuerpo. Nos referimos a los productos de panadería, los refrescos y los productos ultraprocesados. Lo mejor es optar por fuentes de carbohidratos integrales, como granos enteros, si queremos seguir consumiéndolos de un modo mucho más saludable.
  • Alimentos ricos en omega-6: Ya hemos visto lo beneficioso que es el omega-3. Sin embargo, los ácidos omega-6 resultan perjudiciales, ya que pueden provocar una reacción inflamatoria en el cuerpo. Por eso, es necesario consumirlos con moderación. Dentro de esta categoría están el maíz, los piñones, las nueces o los huevos, entre otros.
  • El café: Una de las consecuencias de la cafeína en el organismo es que contribuye a la pérdida de minerales esenciales y vitaminas. Incluso existen ciertos estudios que la relacionan con la artritis reumatoide. Para una opción más saludable, puedes probar a sustituirlo por té o café descafeinado.

Una dieta adecuada puede convertirse en la mejor herramienta contra el dolor articular. En este sentido, los complementos alimenticios de Phytogen Medical Foods están a tu disposición para darte el empuje extra que necesitas. No esperes más y descubre cómo mejorar tu salud.

 

Más información de OLIMINAFlex®

Comparte este artículo: