¿Dolor de rodilla? Causas más comunes

El dolor de rodilla afecta a millones de personas en todo el mundo y, desde luego, resulta una gran molestia para aquellos que lo sufre, ¿es tu caso? El origen de esta condición puede ser una lesión, el esfuerzo excesivo, la artritis u otras enfermedades. Dado que estas causas suelen variar mucho, es importante que los pacientes reciban un diagnóstico y tratamiento adecuados. En este artículo, te contaremos los factores que afectan al correcto funcionamiento de esta parte del cuerpo, así como las distintas formas de aliviar este malestar.

¿Por qué se produce el dolor de rodilla?

El dolor de rótula o rodilla es una patología de lo más frecuente. De hecho, se estima que casi el 70 % de la población mayor de 35 años padece algún tipo de dolor en las articulaciones. Sin duda, un porcentaje bastante alarmante que no podemos obviar.

Las articulaciones, como la de la rodilla, son estructuras complejas que sirven para unir dos o más huesos permitiendo su movimiento. Se componen de los huesos, tendones, ligamentos, el cartílago articular y la membrana sinovial. Cuando alguna de estas partes se daña, surge el dolor. Como hemos avanzado antes, las casas detrás de este padecimiento son diversas. Estas son algunas de las más frecuentes:

  1. Lesión de ligamentos: Se produce cuando los ligamentos externos o internos se estiran o desgarran debido a una lesión o movimiento inusual.
  2. Lesiones en la rótula: Ocurre cuando la rótula se desplaza de su posición normal o se desgarra.
  3. Tendinitis: Esta afección provoca inflamación y dolor en los tendones alrededor de la rodilla. Se puede desarrollar como resultado de actividades repetitivas o esfuerzos excesivos.
  4. Bursitis: Es el resultado de la inflamación de las bolsas llamadas bursas alrededor de la rodilla. Al igual que en la tendinitis, suele manifestarse al hacer actividades repetitivas o exceso de esfuerzo en la rodilla.
  5. Artritis: Se trata de una enfermedad crónica que afecta las articulaciones causando inflamación y malestar.
  6. Lupus: Esta enfermedad autoinmune repercute en muchos órganos y sistemas en el cuerpo, incluyendo las articulaciones. En concreto, provoca una inflamación en estas áreas, lo que causa dolor, rigidez e hinchazón.
  7. Cáncer de mama: A menudo, los tratamientos para combatir el cáncer de mama, como los inhibidores de la aromatasa, ocasionan un gran impacto articular.

La importancia del colágeno, el calcio y el líquido sinovial en la rodilla

Los motivos que desencadenan esta situación en la rodilla y en otras partes del cuerpo, a menudo, están relacionados con la actividad física y los accidentes. Sin embargo, no son los únicos desencadenantes que originan este malestar. Otras de las causas más frecuentes son la falta de colágeno, calcio o la disminución del líquido sinovial. Todos estos elementos tienen papeles muy importantes a la hora de garantizar el buen funcionamiento de las articulaciones:

  • El líquido sinovial es una sustancia lubricante fundamental para reducir la fricción entre las superficies articulares. Esto permite que las articulaciones se muevan de manera fluida, con menos resistencia y menor riesgo de lesión. El líquido sinovial también actúa como un amortiguador entre estas superficies, absorbiendo los golpes y disminuyendo la presión sobre los tejidos blandos del área. Además, contiene nutrientes esenciales que ayudan a mantener las articulaciones sanas.
  • El colágeno es una proteína que proporciona soporte estructural a los tejidos articulares, ayuda a mantener la elasticidad de los ligamentos y tendones y puede eliminar la inflamación y el dolor articular. El colágeno también reduce el desgaste de la articulación y aumenta la resistencia a la lesión y la movilidad.
  • Por último, el calcio proporciona fortaleza y estabilidad al hueso y al tejido conectivo alrededor de la articulación, lo que facilita que el cuerpo soporte su peso y a prevenir lesiones. Asimismo, promueve la producción de líquido sinovial. La deficiencia de calcio puede causar artritis, debilitamiento óseo y malestar crónico. Por lo tanto, mantener un nivel adecuado de calcio en el cuerpo es básico para asegurar la salud de las articulaciones.

Tratamiento

Para garantizar el adecuado funcionamiento de las articulaciones y prevenir molestias, evitar el sobrepeso y llevar una alimentación variada y saludable ha de ser una prioridad.

En caso de que ya sufras de esta patología, existen complementos alimenticios que cumplen la función de paliativos. Se trata de productos con los que obtendrás sustancias beneficiosas para esta dolencia como el calcio, el colágeno o la vitamina D, que se encarga de la absorción de calcio y la formación de los huesos. ¡Te darán ese extra que tus articulaciones necesitan!

¿Quieres empezar a aliviar el dolor de rodilla? Con Phytogen Medical Foods y OLIMINAFlex® puedes hacerlo. Este producto está específicamente diseñado para disminuir las molestias en las articulaciones gracias al efecto sinérgico de ingredientes naturales curcumina, omega-3 e hidroxitirosol. ¡Accede a nuestra web si deseas mejorar tu bienestar y calidad de vida! Tu cuerpo lo agradecerá.

 

Más información de OLIMINAFlex®

 

Comparte este artículo: