La constante búsqueda de buena salud y calidad de vida ha llevado al mercado muchos productos que te ayudan a conseguirlas. Alimentarte adecuadamente es una de las bases del bienestar y los suplementos y complementos alimenticios juegan un importante papel. Las diferencias entre complementos y suplementos alimenticios a veces no son muy evidentes, y con este artículo queremos que las tengas muy claras.

Qué es la suplementación

Seguir una dieta sana y equilibrada es esencial para mantenerte saludable, de forma tal que el organismo pueda cumplir todas sus funciones. Debe contener macro y micronutrientes en las cantidades requeridas según la edad y el peso, así como oligoelementos en pequeñísimas cantidades.

Sin embargo, en algunas circunstancias es necesario un aporte adicional, lo que podemos llamar globalmente suplementación. En estos casos, tienes dos opciones: los complementos y los suplementos, una de cuyas características es facilitar la ingestión de sustancias de una manera dosificada y sencilla.

Es de fundamental importancia comprender que estos productos jamás pueden sustituir a la dieta saludable. Tampoco deben ser la fuente principal de alimentos cuando se siguen regímenes para perder peso o ganar masa muscular. Son simplemente un refuerzo que se toma para satisfacer determinadas demandas o para aumentar ciertas cantidades de nutrientes de manera específica.

Qué es un suplemento alimenticio

Se trata de una fórmula que te proporciona uno o varios nutrientes, o bien sustancias que produzcan un efecto fisiológico, de forma concentrada. Pueden contener un solo ingrediente o estar combinados con otros que potencien o completen sus efectos. Se ofrecen en distintas presentaciones que te ayudan a dosificarlos, como cápsulas, tabletas, gotas, ampollas o polvos para reconstituir con líquido.

Los complementos no se suelen consumir por prescripción médica y, tal como su nombre indica, complementan o incrementan la ingestión de lo que ya te proporciona la alimentación natural. Contienen extractos de plantas, ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales, proteínas, fibra o aminoácidos.

Son de uso frecuente en las personas que tienen una demanda aumentada, como es el caso de deportistas y atletas que desean mejorar su desempeño. En otros casos, son empleados con distintos fines, como verás a continuación:

  • Extractos de soja para combatir los síntomas de la menopausia.
  • Fibra, prebióticos o probióticos para mejorar la función de la microflora intestinal.
  • Polivitamínicos, que elevan la vitalidad física y mental.
  • Combinaciones de calcio, fósforo, colágeno y vitamina D para el mantenimiento del sistema musculoesquelético.
  • Complementos que alivian los dolores en las articulaciones.
  • Sustancias que contrarrestan el envejecimiento por su efecto antioxidante.
  • Mezclas de plantas para controlar el apetito y perder peso.

Qué es un complemento alimenticio

El caso de los suplementos alimenticios es diferente, porque suelen tomarse por recomendación del médico, aunque no se trata de medicamentos. Contienen una menor variedad de sustancias, con las que se busca un efecto fisiológico muy específico.

Su propósito es compensar las necesidades nutricionales generadas por determinados estados metabólicos, en los que aumentar la ingestión de nutrientes es una necesidad. Tienen en común con los complementos alimenticios que se ponen a la venta en distintas presentaciones, gracias a las que se pueden dosificar.

Embarazo

El ácido fólico es necesario para prevenir las malformaciones del sistema nervioso fetal, que son frecuentes cuando la madre no lo consume en cantidades suficientes. Respecto a los ácidos grasos omega-3, se ha demostrado que aseguran un buen desarrollo cerebral y aumentan las capacidades cognitivas. El calcio y el hierro son minerales que el feto necesita para crecer, y el último evita la anemia ferropénica en la madre.

Mayores

En muchos casos, las personas mayores experimentan una pérdida del apetito o tienen dietas muy monótonas. Por otra parte, la capacidad para absorber los nutrientes sufre un menoscabo, debido en parte a la polimedicación y a la concurrencia de enfermedades crónicas.

En conjunto, estos factores disminuyen la calidad y la cantidad de los alimentos que se ingieren, lo que acelera el deterioro físico y mental. Por ello, es necesario administrar suplementos para compensar las deficiencias nutricionales.

Vegetarianos y veganos

Las personas que han escogido estos regímenes de alimentación pueden obtener casi todos los nutrientes de los alimentos de origen vegetal. Sin embargo, la vitamina B12 es la excepción, ya que su única fuente es de origen animal. El hierro y el calcio son minerales que suelen ser escasos en este tipo de dietas. Por lo tanto, es necesario suministrar estos nutrientes en forma de suplementos.

Pacientes bariátricos

Las personas que se han sometido a cirugías gástricas para tratar la obesidad presentan problemas en la absorción de algunos nutrientes. En estos casos, se recomienda la ingestión de suplementos de vitaminas A, K y del complejo B, así como calcio, zinc, hierro y cobre.

Estas son las diferencias entre complementos y suplementos alimenticios. En Phytone Medical Foods cuentas con Olimina3, un complemento alimenticio que tiene componentes para proporcionar alivio del dolor por la inflamación articular. Consulta nuestra página porque encontrarás mucha información interesante sobre los complementos alimenticios.

 

Visita nuestra tienda online

 

Más información de OLIMINA3®